Buscar
  • Rachel en su tinta

Una joven entre dos hombres completamente diferentes.

Un mundo donde la vanidad lo es todo, intrigas devaneos y una joven entre dos hombres completamente diferentes.

Después de casar a media docena de sobrinas con caballeros de gran fortuna, la señora Stanhope quiere asegurarle el mejor futuro a la última de ellas, Belinda, y nadie más adecuado para introducirla en la alta sociedad que su amiga lady Delacour, la mujer más frívola e influyente de todo Londres. De su mano, la joven se sumerge en un mundo deslumbrante, en el que brilla con luz propia el encantador Clarence Hervey, aunque las fiestas y los devaneos ocultan secretos y tragedias, y las amistades más deslumbrantes esconden intereses ocultos.

En medio de la agitada vida de finales del siglo XVIII, Belinda deberá escuchar a su mente y a su corazón, tomar decisiones arriesgadas y descubrir su propio camino.


Mi valoración personal:

Escrita por la novelista irlandesa Maria Edgeworth (1768-1849) y publicada en 1801, Belinda sigue siendo una de las obras emblemáticas de la novela de la Restauración tardía y precursora de la novela realista de mediados del siglo XIX.


Cuando la joven Belinda Portman alcanza la edad de casarse, su tía, la señora Stanhope, la envía a Londres para vivir con Lord y Lady Delacour Allí, se introducirá en los mejores círculos sociales de la ciudad. Impresionable y un poco insegura de sí misma, Belinda está inicialmente cautivada por el encanto y el ingenio de Lady Delacour y por su glamoroso círculo de amigos ricos. Ella ve cómo los ricos están motivados por el interés propio y la codicia. Lady Delacour está plagada de depresión y se siente aislada de su esposo y de su propia hija. Belinda es presentada al guapo Clarence Hervey. Aunque los dos tienen temperamentos radicalmente diferentes, entablan una amistad por su interés mutuo en ayudar a Lady Delacour. Incluso mientras los dos se mueven vacilantes hacia el afecto genuino, un malentendido descuidado en un baile de máscaras convence a Belinda de que Hervey no es para ella.


Con una narración que no parece para nada del siglo XIX he disfrutado mucho de esta novela ya que a mí me cuesta leer mucho los clásicos y con este puedo decir que he disfrutado cada trama que oba sucediendo y de como Belinda ha ido evolucionando durante la novela.

Lady DelaCour es casi tan protagonista como nuestra Belinda, casi que al principio el libro solo parecía ser de ella, pero una vez que nuestra joven dama coge las riendas de la novela deja paso a todo lo que nos tenia que contar y vivir.


Como muchas novelas del siglo XVIII, esta puede ser densa de ‎leer. Pero a pesar de todo eso, Edgeworth impulsa la historia con la negativa de Belinda a equivocarse y extremar la honestidad. Edgeworth en ese momento pensó que su heroína era demasiado fría, pero no podía amar más a Belinda. Ella es racional sin ser cruel, y su comportamiento parece un precursor de Elizabeth Bennett de Austen en muchos sentidos.

En conclusión, un libro que recomiendo a todos los amantes de los clásicos ya que van a disfrutar mucho de la pluma de una de las autoras más admiradas por Jane Austen. 


26 visualizaciones0 comentarios